Stand Up: ¿Qué es lo que estoy diciendo? ¿Qué digo cuando hablo?

Hay muchas imágenes inútiles que surgen tras haber realizado varios shows de stand up. Una de las imágenes más atroces es la de la gente riendo por un chiste fácil. Como prostitutos del humor, sin salir de su zona de confort. Se ríen de las burlas de películas yanquis que ya en su época la hicieron en grandes films como Top Secret o La Pistola Desnuda. De cosas triviales y comunes con la que la mayoría de ellos se siente identificado, como lo es la masturbación, el sexo, las peleas familiares, el gobierno (con chistes sin fundamentos). Están los insultos sin razón de ser que entre los Argentinos causa gracia, a veces mucha. Al recordar a Emilio Disi gritando “¡Ballenas!”, o a alguien que bastardea “porque si” a alguien del público, descubrí que, como en toda rama del arte, hay quienes hacen lo popular, lo que te asegura una risa. Pero no porque tengas una risa segura en esto del stand up podés creer que sos George Carlin, Bill Hicks o Woody Allen. Y ahí radica parte de las observaciones que estoy haciendo en este proceso de aprendizaje; hay quienes se suben al escenario y usan la comedia para decir verdades y hay quienes se suben a conseguir la risa fácil.

Soy muy novato en esto de la comedia, pero a poco de haber empezado siento que es un mundo lleno de oportunidades para decir cosas interesantes. Para ir un paso más allá del teta-culo-pito. Que hablar de la masturbación sin un propósito tras el significado de la palabra no me sirve como persona, menos como comediante. En el mundo hay muchas verdades, es cuestión de elegir una y subirse al escenario a correr de la zona de confort a los espectadores. Que rían de lo indebido y les cause culpa. Que vean un poco más lejos del alcance de sus ojos, tapados quizás por mucha mierda de esta sociedad en que vivimos. Quizás no sea bien recibido por el público, pero tarde o temprano el público que si lo recibe bien irá a verme. Sólo es cuestión de hacer lo que uno cree que es correcto. La gente se acerca rápido al predicador.

Como todo en la vida, los errores marcan el camino. Lo importante es abrir los ojos e identificar los fracasos para convertirlos en éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Elena Memba

En el final surgió el principio

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

Surrealismo Onírico

¡Bienvenidos al burdel ambulante! Solo para locos. La entrada cuesta la razón...

A %d blogueros les gusta esto: