Manzanas rosas

Manzanas rosas
caen desde los veranos
hacia los otoños
donde la gente se prepara
para recibir el invierno.
Treinta y nueve grados.
Verano.
Desperté pensando
en vos
en un manzanero
con manzanas rosas
en la cornisa
de aquel edificio
que no tiene ascensor.
Treinta y nueve grados
¿verano? casi otoño
Quise levantarme, quise
pero no pude, pero
mi pierna derecha no me respondió.
Treinta y nueve grados
dos ganglios
uno en la pelvis
el otro más abajo.
El Doctor me dijo:
“es un mecanismo de defensa
que tiene nuestro cuerpo para advertirnos que
algo anda mal”
Manzanero
rosas las manzanas
sigo pensando
en vos, los ganglios
expanden su reino
no me dejan caminar
duelen
por todo el cuerpo
no dejo de pensar
manzanas rosas
duele
¿qué sabor tendrán?
más, duele, duelen
¿me alcanzarías una por favor?
algo anda mal
me dicen que no existen
las manzanas rosas
aunque las veo cuando las pienso
como lo hago con vos
¿compartimos una?
estoy lejos del árbol
la escalera sube
a través de 33 pisos
no puedo caminar
pero más lo pienso
más me acerco
a vos
¿qué sabor tendrás?
perdón, tendrán…
(¡no se pide perdón!)
ganglios
¿qué me avisan?
¿de qué me defienden?
¿qué los sacó del bar para discutir?
dice el Doctor:
“los análisis van a decirte
con exactitud
porqué es que están ahí,
quizás tenés una infección”
quizás no, pienso.
Pienso como lo hice cuando desperté,
cuando pensé en vos,
antes de dolerme el cuerpo
de los ganglios voraces
que me dejaron paralítico a medias
pensé en vos
en el manzanero
y en la manzana rosa.
Los ganglios me advierten
duelen
yo sé que podría
aguantar el dolor
sólo para saber qué sabor
tiene la manzana rosa
Yo sé que podría aguantar
el dolor
sólo para seguir pensando
en vos.

img-thing

Anuncios

DESEOS INTERVENIDOS

El deseo
es intervenido
por la señal que debilita
mis impulsos.
Señal costumbrista
que apedrea con invisibles
la poca dignidad
que le queda
a mi cuerpo.
No termino de caer
en medio del Boulevard
donde siempre corrí.
Me sé de memoria el camino,
sé de cada bache
de cada grieta mínima
de cada hormiguero
de cada luz que funciona
de cada luz que no lo hace
de los semáforos,
me sé todo
y sin embargo
tropiezo.
Por culpa de la grieta
que sujeta mis zapatillas rotas
caigo,
y me reviento la jeta
contra el deseo
intervenido
por la torpeza
de saberme de memoria
el camino.

 

P1200708

LUCES

 

Las LUCES arrastran las almas de los mortales que pasean por este mundo gris y opaco

Matt Lo Cascio.
luces arrastran_nombre

AHORA

Nuestros cuerpos ateos
arden en este presente
lleno de dudas y culpas
las miradas se cruzan
a través de los párpados que caen
por el placer que produce
tu mano agarrando la mía
ahora
ahora es nunca
no es ayer, ni mañana
ahora nunca pasó
y sin embargo está sucediendo
estamos
descubriéndonos
sin decirnos las cosas
a las palabras se las lleva el tiempo
y ahora no existe el tiempo
no existimos
y sin embargo estamos
descubriéndonos
llenos de culpas que no pensamos
ateos
ciegos
en el ahora no existe el mañana
no existen las consecuencias
ni aquellos que no entienden
que ahora sólo somos vos y yo
aunque dejamos de existir
ahora
no mañana
ahora
dejamos de conocernos
para ser desconocidos
en un lugar vacío de minutos
donde podemos ver sin siquiera mirar
invisibles, no existimos
pero nos excitamos
con la brisa de los labios
que se mueven en la humedad
ahora
es tan difícil recordar un poema
ahora
cuando el mundo desaparece
y se produce el milagro
el verdadero y prohibido milagro
es tan dificil recordarlo
y no te miro por el sólo hecho de mirarte
te miro para saber
que es ahora
que no existimos
pero sentimos
que afuera amanece
aunque adentro aún es de noche
ahora
no hay tiempo
cuerpos que escapan de Dios
pero no de la cursilería
de sentirse amados por el roce
de palabras jamás dichas
perdidas entre ayer y mañana
olvidadas por el tiempo
tiempo…
medimos el tiempo en miradas
en suspiros
ahora
aunque no existe el tiempo
ahora
no existe este poema
y sin embargo lo estoy escribiendo
ahora no estamos
el tiempo corre de nuevo
como ese tic tac que nos marca el paso
por este mundo fugaz y trastornado
ahora no te busco
pero te encuentro
y si te veo
no lo digas
tan sólo espero que retengas mi mirada
hasta el momento en que sintamos
que ya no existe el tiempo
y vivamos un nuevo ahora
ahora

tormenta_violeta-02

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Elena Memba

En el final surgió el principio

El Sudaca Renegau

REBELION-CULTURA LIBRE-STREET ART-TEORIA SOCIAL-FOTOGRAFÍA-MUSICA

Surrealismo Onírico

¡Bienvenidos al burdel ambulante! Solo para locos. La entrada cuesta la razón...