CARTA DE MOTIVACIÓN PARA CONVOCATORIAS (I)

Piense una idea. Investigue la institución destinataria. ¿Está involucrada con actividades humanitarias? Entonces haga foco en su propia humanidad. ¿Está involucrada con actividades ecológicas? Entonces preséntese ecologista. Pregúntese: ¿por qué usted y no otro que también se esté quedando pelado? ¿U otra? ¿U Otrx? Organice el material para que brille como un árbol de navidad. Escriba navidad con N capital, por si el receptor es harto fan de las festividades por encima de cualquier religión. Redacte la carta. Déjela reposar al menos un año. Intente recordar la fecha del cierre de la convocatoria. Una vez transcurrido el año vuelva a leerla, si es que tiene estómago. Se dará usted cuenta de que la carta rebosa de lambiculismo* y de exaltación de bondades de las que usted carece. No la rompa. Fírmela y envíela. Rece un padre nuestro y culpe a Dios si es que no le ha ido bien con la presentación de la carta de motivación.

*LAMBICULISMO es utilizado para describir a quien adosa su lengua en el culo de un superior con el fin de caerle bien por encima de sus capacidades intelectuales, o no. Hay quienes, aunque no lo necesiten, aman lengüetar culos importantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s