Calígula, el musical

Bueno, hace bastante que no posteo, ya casi dos semanas desde que salí de la red para irme de vacaciones. Pero vacaciones completas, sin celular, sin computadora. Sólo con lápiz, papel y las obras “Calígula” de Camus y “Calígula” el musical de Cibrián-Mahler. Así se pasaron los días, entre diferentes pero similares interpretaciones de aquel emperador que ha dejado marcado a fuego su paso por Roma. En fin. Que la obra de Cibrián ha tomado mucho de la de Camus es una gran verdad. Al parecer cuando la quiso realizar no le dieron los derechos, entonces decidiose Cibrián a realizar su versión. ¡Y qué bien que le fue!

¿Por qué mencionó dicha obra?

Porque me sumé a un hermoso equipo para trabajar dirigiendo a los actores en Calígula, pero la de Cibrián. Así arrancan las no vacaciones de este 2016. Ahora inmerso en el mundo de la ¿tragedia? musical.

¡¡Y lo mejor de todo es que la hacemos a beneficio de la Asociación Civil VOX!!

Estamos en etapa de casting. En breve seguiré hablando del avance de la obra.

¡Adeus!

Depeche Mode y… ¿uno de sus mejores discos?

“Si algo le faltaba a Black Celebration eran singles vendibles. Canciones que pudiesen vender la oscuridad sexy y la desazón emocional de los “nuevos” Depeche Mode. Pero e, su sexto disco, lanzado en 1987, Depeche Mode consiguieron por fin unir todas las piezas de su propio puzzle. Y así fue como el título ‘Music For the Masses’ se hizo realidad: la banda se convirtió ya en un fenómeno mundial, en un grupo de masas.

Disco de platino, preludio de una gira mundial abrumadora (y recogida en el magnífico 101) y obra maestra de la banda, Music for The Masses es, junto a Violator, el disco que debería oír cualquiera que nunca haya escuchado a Depeche Mode para comprenderles mejor y decidir si entra o no en su mundo.”

Pueden seguir leyendo la crítica siguiendo el link — CRITICA